Los primeros 30 minutos del día del Agente de Bienes Raíces

Los primeros 30 minutos de la jornada marcarán el tono para todo el día. Para la mayoría de las personas, la primera media hora del día consiste en instalarse en la rutina de la oficina tomando una taza de café, revisando la Internet y, por supuesto, charlando con otros. Ahora, nunca voy a decir que tenemos que evitar el café y / o la socialización, pero voy a ser el primero en decir que es ventajoso poner estas actividades de lado hasta más tarde.

 

Una de las maneras en que los Agentes de alto rendimiento se separan de los demás es utilizando efectivamente los primeros 30 minutos del día. Es muy beneficioso para su productividad saber exactamente lo que va a lograr durante este período. Por lo tanto, debe determinar el día antes de lo que tiene la intención de hacer cuando llegue por la mañana.

 

Para cualquier Agente de Bienes Raíces, esto significa una cosa: comience el día haciendo un mínimo de tres llamadas a vendedores o compradores antes de que usted haga cualquier otra cosa.

 

Para empezar a utilizar esta estrategia, su objetivo hoy (y todos los días en el futuro) debe ser identificar a tres personas que desea llamar mañana a primera hora. No hay mejor manera de empezar el día que llamando a los clientes. Si usted es el tipo de Agente que llega a la oficina temprano, sus llamadas telefónicas  terminarán  directamente en el correo de voz. ¡Estupendo! De hecho, el uso del correo de voz es una manera efectiva de demostrar a otros que usted es un individuo ocupado y que toma sus relaciones en serio. Para aquellos de ustedes que tienen un gran número de clientes, esta es también una manera perfecta de llegar personalmente a ellos, sin tener que terminar en una larga conversación telefónica prolongada.

 

Además de comenzar la jornada de trabajo de manera más productiva, también se encontrará calentado para hacer llamadas telefónicas adicionales durante todo el día. Esto le ayudará a superar un problema muy común entre los Agentes: la renuencia inicial a hacer la primera llamada del día. Muchos estudios han demostrado que un Agente pierde en promedio 15 minutos cada día preparándose para hacer esa primera llamada. Es irónico pensar que usted habrá hecho tres llamadas de teléfono en el tiempo que toma el vendedor medio incluso comenzar a hacer el suyo.

Un beneficio adicional de este plan vendrá cuando comience a aplicar este mismo principio a los primeros 15 minutos después de regresar del almuerzo. Utilice ese tiempo para hacer tres llamadas de prospección. Una vez más, se encontrará ser más productivo,  será menos probable que se encuentre al final del día mirando hacia atrás para darse cuenta de que no hizo las llamadas telefónicas que necesita.

 

Al establecer estos hábitos, aumentará el número de llamadas telefónicas que hace cada día, de utilizar el tiempo que en el pasado fue improductivo. Haga que sea parte de su rutina al final de cada día para identificar tanto a las tres personas que tiene la intención de contactar a la mañana siguiente y las tres que contactará después del almuerzo. No caiga en la trampa de pensar que va a llegar a esas personas al día siguiente, porque las posibilidades de que en realidad contacte a esas personas se reducirá drásticamente.

 

 

 

 


Comentarios: 0